Pin It

Widgets

Corazón y ejercicios

juana camarena | viernes, junio 09, 2017 | 0 comentarios








Daniel Con el Pueblo.com


El ejercicio puede beneficiar al organismo de diferentes maneras. Aparte de contribuir al mantenimiento de un peso corporal sano, el ejercicio aumenta la movilidad, protege contra la pérdida de masa ósea, reduce los niveles de estrés y aumenta la autoestima. Los estudios han demostrado que las personas que hacen ejercicio tienen menos probabilidades de padecer enfermedades del corazón, presión arterial alta y niveles elevados de colesterol. Un estudio incluso indica que unas 250.000 muertes anuales en Estados Unidos se deben, al menos parcialmente, a la falta de ejercicio físico. Las pautas principales para comenzar con un programa de ejercicio físico se pueden resumir en las siguientes:
Hacer ejercicio regularmente, al menos 3-5 veces a la semana.
Elegir ejercicios dinámicos (caminar, correr, nadar o bicicleta) y realizarlos a una intensidad moderada (aeróbica).
Comenzar y finalizar de forma progresiva con ejercicios suaves y estiramientos.
Evitar la práctica del ejercicio en ambientes extremos (muy cálidos o muy fríos).
Si se hace ejercicio más de una hora, vigilar la hidratación. Durante la práctica de ejercicio, las pérdidas de agua y sales minerales aumentan, por lo que es necesario hidratarse antes, durante y después del ejercicio físico .
Utilizar calzado y ropa adecuada (hechos en materiales transpirables).
A lo que añadiremos en mi opinión:
Realizar ejercicio siempre acompañado.
La prevención es el principal lema de la medicina moderna y existe un consenso de que tomar acciones simples para evitar complicaciones es algo que debe hacerse a todas las edades. La prescripción es individual, requiere de una evaluación y se adecuará a las posibilidades de ejecución, debe tener un inicio prudente, aumentar progresivamente su intensidad y planificarse por un largo período con sesiones similar a un cardiópata en rehabilitación cardiovascular.
Antes de realizar cualquier actividad física se deben realizar ciertas pruebas para detectar riesgos cardiovasculares y evitar eventos súbitos ( incluso muerte), por lo que se recomienda consultar un Cardiólogo para la evaluación correspondiente.
Si bien es sabido que los gimnasios tienen la obligación de solicitar a sus socios una evaluación física que demuestre un buen estado de salud, que los habilite a realizar actividad física sin riesgos, muchas instituciones no lo cumplen. Sin duda, el ejercicio es uno de los mejores métodos para disminuir el riesgo cardiovascular. La relación entre el ejercicio y sus beneficios para la salud es sabida, sin embargo la pérdida de actividad física sigue siendo un problema de salud pública. El balance entre riesgos y beneficios de la práctica de actividad física se inclina de manera clara hacia los beneficios, así que anímate a empezar por el bien de tu salud cardiovascular.

Archivado en::

0 comentarios